Copyright: Farosdisanti.com
1280px-Mar_Plástico_El_Ejido.jpg

El Ejido, un mar de plastico

El Ejido es un municipio de la provincia de Almería. El Ejido tiene su origen en los pastores y agricultores que se establecieron en el Campo de Dalías para explotar sus recursos, casi todos procedían de la Alpujarra. En la década de los 50 del siglo XX, El Ejido no tenía más de 3.000 habitantes, y es en 1956 cuando el Instituto Nacional de Colonización en el Campo de Dalías realiza diversos ensayos sobre la aplicación de los enarenados en la zona.

Estos ensayos son exitosos y es a partir de 1961 cuando se implantan de forma general los enarenados bajo invernadero, además de otros sistemas como el de riego por goteo, inventado en Israel. La población del Campo de Dalías creció a un ritmo imparable, así como su prosperidad económica como consecuencia de los anteriores factores.

El Ejido perteneció al municipio de Dalías, hasta que en 1981 en una sesión plenaria y con un posterior acuerdo con el Consejo Permanente de la Junta de Andalucía, se trasladó a El Ejido la capitalidad de ese municipio y posteriormente, en 1982 por el Real Decreto 2251/1982 de 30 de junio, se establece la segregación de los núcleos de Dalías y Celín que se constituyeron en un nuevo municipio con capital en Dalias.​ Actualmente , debido a la gran cantidad de invernaderos que se encuentran en la zona, se dice que El Ejido se encuentra en el corazón del «Mar de plástico».

Dada la prosperidad económica de El Ejido, ha sido foco de atracción de inmigrantes a lo largo de su historia moderna, atrayendo primero a habitantes de las Alpujarras y posteriormente a gente de otras partes de la geografía española y mundial. La inmigración extranjera hace fuerte su presencia en El Ejido, dada la gran cantidad de puestos de trabajo para personal en la agricultura, con lo que es importante la presencia de la colonia marroquí, rumana, ecuatoriana, argentina o rusa, principalmente.

En 2006 se estrenó un polémico documental franco-belga-marroquí llamado El Ejido, la loi du profit (traducido literalmente: El Ejido: la ley del beneficio), de Rhalib Jaouad,​ rodado entre 2003 y 2006. En el documental, se denuncia la situación de los inmigrantes, afirmando que los empleadores no acceden a regularizar la situación de los trabajadores, sin papeles o contrato, para traer a sus familias,​ y viven en asentamientos de chabolas,​ con un salario de entre 2 y 2,5 euros por hora,​ cifra en torno a 2 euros inferior al salario mínimo legal. Varias organizaciones agrarias protestaron por la cinta: la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Almería respondió afirmando que el documental ofrece «una visión plana y sesgada de la realidad, relacionando burdamente el nivel de prosperidad económica alcanzado por la sociedad ejidense con la explotación de los trabajadores inmigrantes», que formaría parte de «una campaña orquestada desde Centroeuropa para desprestigiar la producción de frutas y hortalizas de Almería».​ Respecto a la oposición de los empleadores a regularizar la situación de los trabajadores, respondieron que «el último proceso de normalización arrojó un balance de 20.000 extranjeros regularizados sólo en el sector agrícola, la mayoría de los cuales abandonó a sus contratadores pocos meses después de regularizar su situación».​ La organización agraria solicitó, en julio de 2007, una reunión con la Subdelegación del Gobierno en torno a posibles medidas a adoptar respecto a la obra.

La economía ejidense se basa en la agricultura intensiva (invernaderos), en torno a la que se ha generado una rica industria auxiliar de comercialización de los productos hortícolas a nivel nacional e internacional. Así, la producción de tomates, pimientos, calabacines, judías, etc., es el motor de la economía de este municipio, cuyo éxito reside en un control a distintos niveles: creación de semillas y patrones de estándares de consumo, control de crecimiento y especialización de la producción para responder a la demanda de los distintos mercados, y la generación de una red de comercialización a nivel internacional para asegurar la colocación de la producción.