Copyright: Farosdisanti.com

Arrecife de las Sirenas

El arrecife de las Sirenas se encuentra junto al faro de Cabo de Gata, situado en el punto geográfico exacto del cabo de Gata, por tanto es la parte más oriental del Sur de España. Es una de las vistas más bonitas y fotografiadas del Parque y se puede llegar a este lugar tras pasar San Miguel de Cabo de Gata, pequeño pueblo de pescadores, y bordeando la reserva de las Salinas. Es una zona muy turística y la más visitada de Almería,  por sus características chimeneas volcánicas, su mar repleto de vida con muchos tipos de seres marinos que se encuentran solo en la costa de Almería, sus preciosos acantilados y el agua que rodea el arrecife, es como un cristal que nos permite observar el bonito fondo marino con aguas turquesas, verdes y todas las tonalidades de azul, que nos permite una sensación de relajación y de paz, ya que desde lo alto del mirador sólo se escucha el rugir del mar y del viento a partes iguales y  sentarse en las rocas desde lo alto es una experiencia fascinante. Es una de las zonas preferidas por los buceadores para explorar el fondo marino.

Se cuenta que hace 2.800 años, en el Parque Natural de Cabo de Gata, un pescador veterano de la actividad pesquera, muy famoso y conocido en el pueblo, ya que tenía una escasa economía por lo que iba al arrecife de las sirenas todos los días para pescar algunos peces y poder alimentar a toda su familia. El motivo por el cual iba a pescar a aquel lugar era aquella sensación de paz, ya que hacía unos años, murió su madre y fue allí donde quedó enterrada. Era un hombre humilde, llano, muy querido por el pueblo y con una gran familia compuesta por dos hijas y por su esposa.

Como cualquier día este pobre pescador iba a cumplir con su trabajo, ya que no permitiría que le faltase alimento a su familia.  Esa misma tarde de invierno salió de su casa con su elemento fundamental, la caña. Todo iba igual que siempre, primero escalaba aquellas rocas volcánicas hasta llegar a la costa, donde se aprecia ese bonito arrecife y sus aguas cristalinas, en segundo lugar,  se acomodaba en aquella famosa  roca donde iba todos los días, y por último colocaba en una buena posición la caña para llevar a cabo la caza y captura de pescados. Todo transcurría silenciosamente, hasta el momento de un fascinante grito, no era un grito característico que fuera escuchado muy a menudo y de poca duración, pero esto sorprendió al pescador y dio lugar a que él se alarmara.

Al siguiente día, con la misma rutina, el pescador salió otra vez a realizar su trabajo. Fue el día que marcó la historia en el arrecife de las Sirenas, ya que ese día el pescador volvió a escuchar esos gritos, pero más cercanos que el día anterior. Después de estar un rato observando el fondo marino, el pescador pudo observar una luz muy brillante a unos cuantos metros de donde se encontraba, durante unos cuantos minutos observando y apreciando las bonitas vistas, de pronto, una bonita y coloreada cola de pez aparece entre la brillante marea. El pescador se quedó sorprendido al ver aquellos bonitos colores que lo dejó impactado. La fresca brisa marina provocó que el pescador viera por completo la figura de aquella hermosa mujer de piel bronceada y de cabellos verdosos, escamas verdes-plateadas, y con una preciosa voz.

Esta noticia al principio no fue creída por el pueblo, hasta que llegaron otros testimonios, esta noticia recorrió muchas partes del mundo, ya que este pescador realizó un texto explicando todo lo sucedido en aquella época, en el que narra todos los momentos que había vivido. Sin duda fue una bonita experiencia, que sólo él pudo vivir.