Desde la antigüedad ...

Los puntos de referencia para mostrar la posición son una necesidad para los navegadores. De día, una marca inconfundible en la costa. Por la noche, una luz que advierte y se aleja de los peligros o denuncia un refugio del clima.

El faro más antiguo conocido se considera una de las siete maravillas del mundo. Estaba en la isla de Pharos frente a Alejandría en Egipto, de ahí el nombre de faro. Construido alrededor del 300 aC por Ptolomeo Filadelfo, el trabajo de mármol blanco de Sócrates de Cynidos tenía 135 metros de altura. de altura y su luz se podía ver a unos 100 km, lo que lo convertiría en el faro más poderoso de la actualidad. Este edificio, que modeló muchos otros en la antigüedad, fue destruido por un terremoto en 1326.

Siguiendo a los fenicios y los griegos, los romanos construyeron faros en todo su imperio, desde el faro de Bolonia en la Galia hasta los "Turris Ordens" que aún permanecían en pie en el siglo XIX. XVI a la "torre de Hércules" en A Coruña, en la costa noroeste de España. Este, construido durante el reinado de Trajano (98 a 117 dC) y reconstruido en 1663, se considera el faro más antiguo en funcionamiento.

Entre los siglos XII y XV se construyeron algunos faros como el de Meloria (1157) y Magnale (1163) en Italia; en el siglo 13 Capilla de San Edmundo en Norfolk, Inglaterra; y las de Dieppe y Cordouan en Francia en el siglo XIX. XIV

En Portugal, el primer faro se encendió en la torre del Convento de San Francisco en el Cabo de San Vicente en 1520. Sin embargo, el obispo D. Miguel da Silva erigió el faro más antiguo construido para ese fin en el bar de Oporto. Hasta el reinado del rey José I, la señalización marítima era casi inexistente y era por particulares, que encendían fuegos en los puntos más altos o visibles que servían de advertencia y orientación, o para robar a los más desprevenidos, los hizo aplastar contra los acantilados o bajíos.

En 1761 el faro de Nuestra Señora. da Luz, al norte del puerto de Oporto, y el de N.Sra. da Guia en Cascais, fueron los primeros faros a cargo del Estado, seguidos al año siguiente por Cabo da Roca. Aún por decreto del marqués de Pombal en el año de 1775, se implantó un faro en la fortaleza de S. Lourenço, en el islote de Bugio, y otro en Arrábida, luego transferido a la fortaleza de Outão. Solo 15 años después se podrían agregar a la lista los faros de Cabo Espichel y Cabo Carvoeiro.

A mediados del siglo siguiente llegó el de Berlenga (1840) seguido de San Vicente (1846), el Cabo de Santa María (1851) y el Cabo Mondego (1858). En este momento, y 100 años después de la promulgación de la licencia Pombalina, solo había 12 faros en Portugal.

El faro de Esposende de 1866 en el fuerte S. João Baptista es una de las torres de metales raros en Portugal. Dos años después, en el norte de la bahía de Cascais, llega el faro de Sta.Marta.

Solo en 1870 las islas comenzaron a recibir atención con el faro de Ponta de S. Lourenço, seguido en 1876 por la punta de Arnel en S. Miguel y el islote de Cima de Porto Santo en 1900.

Junto con el faro de Cape Raso en la fortaleza de S. Brás, el faro de Aveiro fue erigido en 1893 después de 8 años de construcción. Esto fue seguido por la punta de Sagres (1894) y el Fuerte del Caballo (1896) en Sesimbra.

Entre 1908 y 1927 se construyen dieciséis faros en el continente y las islas. Serreta (Terceira), punta de Lages (Flores), Montedor (Viana do Castelo), Penedo da Suadade (S. Pedro de Muel), punta de Piedade (Lagos), Gibalta y Esteiro (Caxias), Cabo Sardão (entre Sines y S. Vicente), Ribeirinha (Faial), Alfanzina (Lagoa), Ponta do Pargo (Madeira), VRSto.António, Albarnaz (Flores), Leça de Palmeira, Ponta do Topo (S.Jorge) y Gonçalo Velho (Sta. María )

Hoy en día incluso las pequeñas Islas del Desierto (en 1959) y los lejanos Selvagens (en 1977) están marcados con faros como patrones de nuestra soberanía. En este último, las células fotovoltaicas inauguraron en 1981 el uso de energía limpia, comenzando un nuevo ciclo donde la modernización y la automatización marcarán la diferencia en el futuro.

En 1881 se creó una Comisión de Faros y Balizas con un plan de señalización marítima de la costa, puertos y bares. Aproximadamente veinte años después, la dependencia de los faros pasa del Ministerio de Obras Públicas al Ministerio de la Marina, donde, bajo el nombre de la Dirección de Faros, sigue en pie hoy. Para una lectura más cercana, sugerimos el libro de Maria Regina Louro y João Francisco Vilhena, edición Faróis de Portugal Grapa.