‘Hada Morgana’

en la costa de Huelva

Misterioso fenómeno meteorológico, fuente de mitos y leyendas y de pánico para los marinos del pasado.

Se trata de la misteriosa ‘fata morgana’, que hoy ha provocado la curiosidad y las preguntas sin respuesta de la mayoría de los sorprendidos testigos. Una línea por encima de la definida por el mar y varias figuras de gran tamaño ilustraban el horizonte, más allá de todas las referencias visuales.

Las increíbles imágenes que se han visto en nuestra costa parecen corresponder a grandes barcos que se reflejan en el cielo de forma inversa, además de un gran cuadrado oscuro indeterminado. Parecían un grupo de naves algunas de las cuales flotaba en el cielo. Han ido variando su dimensión, hasta perderse en el horizonte.

El fenómeno de la ‘fata morgana’ ha alimentado la mitología y las leyendas marítimas en el pasado, cuando no se conocía su fundamento científico. No es una alucinación ni una ilusión óptica, sino un espejismo, una visión real que se produce por la confluencia de varios factores. Antiguamente, como decíamos, marineros y navegantes sentían pánico cuando veían estas imágenes en alta mar, pues las atribuían a maldiciones o hechizos. Estos espejismos distorsionan la apariencia de los objetos situados en el horizonte, que son proyectados como si flotaran en el aire.

La denominación ‘fata morgana’ procede del latín y significa hada Morgana, en alusión a la hermana del legendario rey Arturo, que según la leyenda era un hada cambiante. El espejismo, frecuente en algunos lugares del mundo, hace que las personas vean cosas donde no las hay debido a la existencia de distintas capas de aire con densidades diferentes. Como resultado, los rayos de luz se refractan, pero quien ve el espejismo no percibe esas diferentes capas, y de ahí el desconcierto. Los primeros días de verano, por la tarde, la ‘hada Morgana’ está apareciendo en Huelva.

La primera vez que se registró el efecto "fata Morgana" data de 1818, pero después de más de 200 años sigue sorprendiendo a quien camine por la mañana en las costas de Andalucía, Noruega, Nueva Zelanda; pero sobre todo en el Estrecho de Messina -la punta de la bota de la Península Itálica-, entre Calabria y Sicilia puede ver sobre el horizonte imágenes sorprendentes.

Una ciudad que flota en el mar, un barco "volador"; montañas, icebergs, acantilados, islas o castillos que parecen de otra época, salidos de un cuento de hadas. En la actualidad, una persona saca su teléfono inteligente, toma una foto, le aplica un filtro y la lanza al universo de las redes sociales. Enseguida, la dopamina le sube hasta la coronilla: obtiene likes y comentarios. ¿De qué se trata?

Una ilusión que lleva el nombre de una hechicera legendaria de la literatura medieval. Según explica Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante "se trata de un espejismo de grandes dimensiones que se origina en zonas con inversión térmica, donde coinciden capas de aire cálida -terrestre- y más fresco -marino-".

En diciembre de 2019, una "isla flotante" frente a la costa de Barcelona sacudió a las redes sociales.

Pero había una gran incertidumbre: qué era esa imagen tan inquietante que se veía desde la costa.

Gracias a Josep Lluis Laporta, quien logró fotografiar más de cerca al fenómeno, se pudo descubrir que se trataba de un gran barco de contenedores.

Show More
enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com