Faro de Punta de Baños

En el Plan de Señales marítimas 1985-89 se planteaba colocar un faro para iluminar la zona de sombra existente entre los faros de Adra y Sabinal. Una vez reconocido el terreno se decidió colocar el nuevo faro en la Punta de los Baños, cercano al castillo de Guardias Viejas.

En su justificación se comentaba que este faro permitiría disminuir los riesgos de los Llanos de Almería o Campo de Dalías, hoy en día cubiertos totalmente de invernaderos, cuya falta de relieve en contraste con el de las elevaciones de las estribaciones de Sierra Nevada, que corren paralelas a la costa, confunden al marino haciéndole creer que está más alejado de tierra de lo que realmente está. Además, este faro serviría para señalizar el peligroso bajo denominado Culo de Perro, que ha hecho naufragar a numerosos buques.

El proyecto de construcción del nuevo faro se aprobó el 2 de febrero de 1990 con un presupuesto de 21.849.267 pesetas. Su construcción corrió a cargo de la empresa MZOV, y consiste en una estructura de hormigón armado con un pequeño edificio para almacén y sala de baterías, un fuste rectangular con ventanas de ojo de buey y una plataforma superior volada con barandilla de acero inoxidable, donde van instalados la linterna y los paneles solares.

El proyecto de instalación luminosa para el faro data de abril de 1986, con un presupuesto de 4.017.000 pesetas.

El faro de Punta de los Baños fue inaugurado el 13 de julio de 1991. Tiene una torre rectangular blanca de hormigón de 22 metros de altura, con un diseño moderno y original, parecido a un trampolín o a una palanca de saltos, pretendiendo ser una referencia singular en su liso tramo de costa.

El faro se encuentra en la playa de la barriada ejidense de Guardias Viejas, en el paraje denominado Punta de los Baños. Pese a su nombre, el lugar es poco frecuentado para el baño por estar rodeado de invernaderos, de los que parece emerger el faro.

IMGP0858