Copyright: Farosdisanti.com
Flecha-del-Rompido-Rutas-Marineras-1496x

El Rompido

El Rompido debe su nombre a un accidente geográfico, el río Piedras, que al llegar al mar rompe y crea una extensa barrera de arena, dando lugar a una de las playas más bellas del litoral andaluz: la playa de Nueva Umbría o de El Rompido, de un total de 14 kilómetros. El Rompido es bonito lugar, del que no hay demasiados datos de poblamientos antes de la conquista de la taifa de Niebla por Alfonso X en 1262, sí que han aparecido algunos restos, como piezas de cuarcita tallada que se sitúan entre el IX y el III milenio antes de C., de lo que se deduce que haber, hubo algunos pobladores. También se ha encontrado un horno de cerámica para la fabricación de ánforas para salazones de pescado, lo cual lo relaciona con, tal vez, el primer asentamiento de pescadores ya en época romana. Pero lo que hoy conocemos como El Rompido no fue tal, sino que primero fue San Miguel Arca de Buey. La cosa vino a ser algo así:

La conquista del reino taifa de Niebla en 1262 por Alfonso X el Sabio supuso para toda la zona central y sur de la actual provincia de Huelva la repoblación de esa zona, por lo que se constituyó el concejo de Niebla. Para ello se deslindaron tierras, se definieron los términos y se constituyeron los señoríos; esto último a lo largo de la Baja Edad Media. Incluso se creó una comunidad de pastos entre dichos señoríos.

Van surgiendo a lo largo de los dos siglos siguientes poblaciones como Cartaya, Sanlúcar del Guadiana y algunas más, que se ven favorecidas por el señorío de Gibraleón con algunos privilegios y exenciones en tributos a fin de atraer a nuevos pobladores. La que nos ocupa, San Miguel Arca de Buey, fue fundada hacia 1458 (su carta fundacional es de 6 de abril de ese año), siendo señor de Gibraleón  Álvaro de Zúñiga (también leo Estúñiga).

La población de San Miguel tuvo una corta vida; su comprometida situación geográfica la tuvo sometida constantemente a los asaltos y saqueos de los piratas turcos y berberiscos durante todo el siglo XVI, lo que se tradujo en un progresivo despoblamiento.

Durante la primera mitad del siglo XVII se intentó, en varias ocasiones, volver a repoblar el lugar sin éxito alguno. En 1651, constatado ya que desde hacía años nadie residía en la población, el concejo de Cartaya se arrogó la propiedad del sitio anexionándolo a su término.

Con el terremoto de Lisboa en 1755, y la destrucción de la torre de la iglesia y las pocas edificaciones que aún quedaban en pie, podemos dar por terminada la historia del pueblo.

A finales del siglo XIX se levantaron algunas chozas de pescadores que con el tiempo terminarían convirtiéndose en un verdadero poblado que ha crecido y pervivido hasta nuestros días.

Del pueblo que se conoció como San Miguel Arca de Buey ningún vestigio queda, al menos visible. Todo lo visible que hoy queda es El Rompido. Y los restos de un castillo sobre una colina en la orilla oriental del río Piedras, muy cerca de su desembocadura. El castillo fue construido como defensa de la localidad, San Miguel Arca de Buey, a partir de la fundación de esa población, o sea en la segunda mitad del siglo XV. Se configura el lugar como puerto natural en la desembocadura del río, lo que suponía la salida al mar del señorío de Gibraleón y también el control de la navegación.

Sobre la colina donde se ubicó la pequeña fortaleza, también se levantaron la iglesia, el cementerio y la Casa Consistorial. En 1577 se recomienda reparar la fortaleza, suponemos que, aprovechando la coyuntura de la construcción de varias torres en toda la costa, y se reforzó con un torreón que sirviera de almenara.

Pero los saqueos no cesan, y termina siendo destruido por piratas holandeses hacia 1597, lo que conlleva también el despoblamiento del lugar.

Un posterior intento de repoblación a mediados del siglo XVII fracasó, por lo que quedó definitiva y totalmente abandonado. En 1861 se construyó el faro pequeño de El Rompido utilizando materiales de las ruinas del castillo.

¿Oculta el subsuelo de El Rompido tesoros que los pescadores de la zona escondían ante los continuos ataques de piratas berberiscos en pleno siglo XV?

Se trata, de una antigua leyenda que los marineros de El Rompido han transmitido de generación en generación”, y que nos lleva al siglo XV, cuando El Rompido sufría constantes invasiones de los piratas berberiscos, y los marineros se defendían de estos ataques refugiándose en un túnel subterráneo en lo que antes se conocía como San Miguel Arca de Buey, y de que algunos de aquellos tesoros que llegaban a la Costa y que escondían los pescadores permanecen aún ocultos en el subsuelo.