Copyright: Farosdisanti.com
9-PONT-VELL-I-FONT-DEN-LLUNA-1.jpg

Los duendes 

segunda parte

Que Ibiza es un lugar mágico es algo que cualquiera que conoce esta isla no pone en duda. Podemos opinar así porque tenemos pasado momentos de paz en cualquiera de los muchos rincones con encanto que nos regala esta tierra. Otros opinaran como nosotros porque han encontrado la inspiración, muchos artistas reciben la visita de las musas en las pitiusas. Cada uno opinara que por un motivo u otros nos encontramos en un enclave místico y especial. Lo cierto es que si buscamos un poco en la tradición oral de Ibiza nos damos cuenta de que hay muchas leyendas y creencias en las que puntos geográficos de la isla son realmente mágicos. Uno de ellos es el puente viejo de Santa Eulária, sobre él hay varias leyendas que hablan de que fue construido por el mismísimo Demonio. Se cuenta que hace muchos años el alcalde de Santa Eulària deseaba construir un puente, pero todo eran problemas y no encontraba a nadie cualificado para llevar a cabo tal construcción.

Así una noche lluviosa, el alcalde recibió la visita de un peculiar viajero que le pidió que le dejara resguardarse en su casa mientras pasaba la tormenta, el alcalde amablemente accedió a ello y como buen anfitrión ofreció un asiento al lado de la chimenea y un caldo caliente al extraño personaje que había llamado a su puerta, tan extraño le pareció al alcalde aquel hombre que se percató que tenía los pies puestos sobre las llamas y no parecía quemarse. En un momento de la conversación el alcalde le hablo al viajero de los problemas que tenía para llevar a cabo la obra del puente y de la importancia que tenía esta obra para el pueblo. El invitado rápidamente se ofreció a construir el mismo el puente, es más, le dijo que lo tendría acabado antes de que saliese el sol a cambio el viajero le dijo al alcalde que se quedaría con el alma del primero que pisase el puente. El alcalde dudo ante tan sospechoso ofrecimiento, pero al final accedió, el viajero sin más dilación se marchó a realizar esa tarea imposible y el alcalde aguardo sin poder dormir a que llegase la mañana siguiente. Antes de que amaneciera el alcalde le conto lo sucedido al cura y entre los dos llegaron a la conclusión de que el misterioso personaje que había estado en su casa era el mismo demonio, los dos se encaminaron al lugar donde se iba a construir el puente y cuál fue su sorpresa al ver que a pocos minutos de empezar a salir el sol el puente ya estaba terminado. En ese momento el viajero le dijo al alcalde que él había cumplido con su parte del trato y era la hora de que el alcalde cumpliera con el suyo, el alcalde reconoció que tenía razón y extrajo un saco que llevaba escondido tras la espalda y al abrirlo salió un gato corriendo que fue el primero en cruzar el puente, el viajero que en ese momento se desenmascaro y enseño su verdadera identidad de demonio se enfureció e intento destruir el puente pero no pudo hacerlo porque el cura provisto de agua bendita empezó a rociar el puente y este tuvo que huir.

Hay varias leyendas sobre la construcción de este puente, al que se conoció durante años como “el puente del diablo” y todas hablan de que fue el Diablo el que lo construyo.