La Diosa Navia

La diosa Navia es una diosa precéltica de origen indoeuropeo muy popular en territorios galaicos, era diosa de las aguas y manantiales. Se discute su origen y pertenencia a algún grupo étnico. Tratase, pues, de una divinidad acuática, que debía de ser de carácter general, puesto que se la encuentra en un área geográfica bastante extensa.

Parece tener también una función tutelar. Su nombre se encuentra por todo el noroeste de la Península Ibérica con el nombre de Nauia (al norte del Miño) o su variante Nabia (en el sur) con una veintena de epígrafes documentando su culto en un área que incluye a Galaicos, Lusitanos y Astures. Puede traducirse Navia como “la Barquera”. El mito de la Barquera aparece en los arcaicos pasajes del segundo ciclo de la epopeya heroica irlandesa en los que se describe a una bella mujer que en el mito céltico desempeña el papel de mensajera de la Muerte conductora de las almas de los jóvenes a la morada de los difuntos, cual moura o lavandeira de ciertas leyendas. El mito se repite en el viaje del rey Arturo hacia su destino final en Ávalon, y aún sobrevive en el norte en advocaciones a la Virgen de la Barca (Muxía) o Vírgen de Covadonga (Cangas de Onís).

LEYENDA

Era una tarde en Navia, ese día, como pocas hay, incluso en el mes de agosto, aquí por Asturias. Ya desde por la mañana el cielo había aparecido limpio, un azul mortecino a las primeras horas, que se iba haciendo cada vez más intenso. A media tarde, cuando ya empezaba a enrojecerse tras el monte Jarrio, el pueblo entero andaba por las calles y aledaños del puerto; los unos preparando la salida de los barcos, los otros paseando, de vuelta del Ribero, donde aún habían podido aprovechar los rayos del sol. Muchos de recados de última hora. La mar, como un plato, prometía lo que se le quisiera pedir, y el buen día que algunos habían aprovechado para ir a la playa, había dejado a los naviegos con un humor alegre, agradable, sin ganas de muchas broncas o discusiones. Los bares estaban casi vacíos, pero se notaba ya que empezaban a cobrar cierta vida. Era un buen día de verano aquel y hasta a los veraneantes se les había quitado esa mueca de disgusto con que, algunas veces, intentaban paliar el aburrimiento provinciano que induce el ocio.

También los pescadores se encontraban de buen humor; el día había sido bueno, la temporada de merluzas, que últimamente se daban muy bien. Con todas las artes y aparejos preparados, se dispuso a salir la flota, que estaba compuesta por diez lanchas de seis remos y patrón, cuando el sol ya declinaba hacia una oscuridad intermedia. Dieron sus voces los patrones y partieron las barcas unas hacia la peña de Raimundo, en el medio de la ría, otras hacia el cabo de San Martín. Sin necesidad de alejarse mucho de la costa, pues todavía le quedaba por subir la marea, lanzaron sus aparejos como a dos millas de ella y empezaron a cobrar presas con una rapidez inusitada. Iba todo tan rápido, tanta era la pesca y tan obcecados con ella estaban, que apenas se dieron cuenta de cómo se iba levantando una nube algodonosa no muy lejos de donde estaban, lo que poco a poco ganaba altura, de que los bajos de sus rollones se volvían oscuros, de que de pronto, la nube dejaba de ascender en un punto, como si tuviese algo que le impidiese subir más, de que adoptaba la forma así como la de un yunque allá arriba, de que una tormenta, al fin se estaba formando, como la copa de un pino, que se dice. Los patrones dieron orden enseguida de volver al puerto, pero la tormenta aquella tan rápida como se había fraguado, tan rápida como se desarrollaba y el oleaje empezaba a ser algo más que considerable. En estas circunstancias, los remeros poco podían hacer como no fuera esforzarse cada vez más para avanzar menos, que es lo que solía ocurrir con las barcas de remos. Aun así, después de dos horas de lucha con ese suelo líquido que no dejaba de alzarse, moverse y removerse, llegaron a las cercanías de la barra del puerto para encontrarse que por allí no podían pasar, tal era el mal aspecto que ofrecía y tan acostumbrados estaban todos a respetar las imposiciones de la naturaleza. Allí empezó el calvario que duraría casi toda la noche, pues avanzar no podían y retroceder menos; obvio es decirlo, que tampoco quedarse allí en medio, con las olas de techumbre y la lluvia por abrigo, era solución de nada, como no lo fuera para acabar con todos los sufrimientos posibles. Algunas lanchas ya perdieron sus remos; otras fueron perdiendo hasta la esperanza, y , como siempre pasa cuando las circunstancias aprietan y los remedios se esconden, a alguien se le ocurrió rezarle a la Virgen y todos le siguieron esperando un milagro tal vez, como consuelo, más probable, ante tanto esfuerzo y sufrimiento.

Apenas sin fuerzas, con una triste resignación que no evitaba momentos de histeria, zarandeados por las olas y ciegos por la lluvia, a la suerte o a la Virgen habían dejado sus propias suertes los pescadores.

Pero de pronto, una de las barcas más castigadas sintió un fuerte golpe, como si ya hubiesen llegado a las rocas o éstas se dispusiesen a cobrar el tributo anual que todos los pescadores saben han de pagar por llevarse del mar lo que suyo es. Sin embargo, en vez de resquebrajamientos y afiladas aristas manchadas de algas, sintieron los marineros como una extraña estabilidad, como si hubieran quedado fijos y amarrados; entre los relámpagos deslumbrantes, descubrieron los marineros que la última ola los había dejado en una roca, que la lancha estaba intacta y que a un lado de ella se podía ver la imagen de una Virgen con el Niño en brazos. La apresaron a toda prisa, como si de pronto hubiesen descubierto que habían sido sus rezos los que habían convocado y la intervención de ella la que los salvaría, y con mayor fe que nunca, se postraron ante ella y ante ella rezaron.

El último relámpago trajo la quietud, como el primero había traído la tormenta. Calmó la mar como por arte de encanto y todos comprendieron que era a aquella Virgen pequeña a la que debían el milagro de su salvación.

Allí mismo, en aquella roca que desde entonces se conoce como Peña de Nuestra Señora y que solo a 300 metros está la de Raimundo, proclamaron a la Virgen patrona de los naviegos y volvieron a puerto, a donde llegaron casi cuando amanecía el día 15 de agosto , allí contaron a todos el milagro y allí mostraron su afortunado origen.

Allí mismo, en aquella roca que desde este suceso se llama Peña de Nuestra Señora, fue proclamada Virgen de los naviegos. Se le hizo una iglesia en el pueblo y el pueblo la honraría con el nombre de Nuestra Señora de la Barca.

enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com