Imagen1.jpg

6000.-Km de Costa

costa 1
00:00 / 02:12

La Península Ibérica está casi en su totalidad bañada por el Mediterráneo, el mar Cantábrico y el Océano Atlántico. Y a esto hay que sumar las islas, tanto Baleares como Canarias. Todo ello hace un total de casi 8.000 kilómetros de costa. Cada zona tiene sus peculiaridades y todas tienen mucho que ofrecer. 

La Costa vasca ocupa una franja costera de 176 Km. de extensión a orillas del mar Cantábrico junto a la frontera francesa.

Es una costa abrupta en la que destacan los acantilados, aunque también posee entrantes que forman importantes rías, como lo son la ría de Bilbao, la ría de Somorrostro o la ría de Mundaka.

Una de las características de todo faro es la de aguantar firme frente a las adversidades meteorológicas. Así, el Faro de Matxitxako, situado en la localidad de Bermeo, soporta a diario rachas de viento superiores a los 100 km/h y la niebla siempre le acompaña. Otro de los faros vascos que también lucha contra las inclemencias del tiempo desde 1855 es el Faro de Igueldo. Según antiguos documentos, ya en el siglo XVI, en ese mismo lugar, había una señal luminosa para anunciar a los navegantes la presencia de la costa.

Cantabria cuenta con 284 Km. de costa abierta al Mar Cantábrico con arenas finas y dorada y aguas transparentes que se mantiene por encima de los 20º C durante el verano y cuyas mareas, ocasionalmente, puede superar los cuatro metros de desnivel.

El Faro de Cabo Mayor, en Santander, es una de las construcciones más visitadas de la capital cántabra. Desde su ubicación se puede ver el accidentado acantilado de la costa con cotas de 50 metros sobre el nivel del mar. Este faro dio luz por primera vez en 1893 y costó 460.000 reales. Ahora es un espacio expositivo. El Faro del Pescador, en Santoña, guía embarcaciones desde 1864. Con una construcción modesta, el Faro del Ajo es famoso por las vistas que se observan desde sus cimientos: por un lado, la Bahía de Santander; por el otro, la Ría de Castellanos. 

Asturias cuenta con 400 Km. de costa a la que se ha denominado "Costa Verde". En ella se esconden más de doscientas playas de diferentes características, pero en las que el verde de las montañas se funde con el del mar.

Grandes, pequeñas, recónditas calas... todas con un encanto distinto, y en las que podemos realizar todo tipo de deportes náuticos.

El Faro Isla de Tapia está situado en la localidad asturiana de Tapia de Casariego sobre una isla que se une con tierra firme a través de un espigón de 100 metros de longitud. Este es el faro más occidental del Principado y marca el límite entre Asturias y Galicia.

Galicia cuenta con 1.500 kilómetros de costa que van desde la Estaca de Bares y el cabo Ortegal, que son las puntas más septentrionales del norte de la Península, hasta la frontera portuguesa.

Es la costa más irregular del litoral como se puede observar en las profundas entradas de las Rías Bajas, muchas de las cuales penetran hasta 20 y 35 Km. en el interior y donde no faltan playas en el fondo tranquilo de las rías, como las de Vigo, Pontevedra. El agua es más fría que en el Mediterráneo, pero a cambio encontramos playas más salvajes de arena más blanca y fina y aguas cristalinas.

La Torre de Hércules encabeza la colección de faros que tiene Galicia. Es el faro romano más antiguo del mundo y, según cuenta la leyenda, se erigió en el lugar en el que el semidiós romano derrotó al gigante Gerión. La Torre de Hércules alumbra el camino de los barcos que se aproximan a la costa desde hace 2.000 años. El Faro de Finisterre se construyó en 1953, marca el punto final del Camino de Santiago y es uno de los más próximos a América. Por su parte, el de Estaca de Bares es el faro situado más al norte de la Península Ibérica y es la torre que marca la frontera entre el Atlántico y el Cantábrico. Desde el Faro de Ortegal se divisa el mar infinito y un prodigio natural, uno de los grupos de rocas más antiguos del mundo. Se trata de granito negro de 1.160 millones de años que surgieron tras la separación de los continentes.

Portugal La costa Verde de Portugal abarca todo el litoral septentrional del país, desde la desembocadura del río Miño en Caminha hasta la desembocadura del río Duero en la ciudad de Oporto. El nombre de la costa proviene del color predominante de la densa vegetación de la zona, el verde, a causa de las abundantes precipitaciones. En esta zona se cultivan los famosos vinhos verdes portugueses.

Las principales ciudades situadas a orillas de la Costa Verde son, además de Oporto, Viana do Castelo, Esposende, Póvoa de Varzim, Vila do Conde y Espinho. Todas estas ciudades tienen una larga tradición pesquera.

La Costa de la Plata es la línea de costa que va desde Oporto hasta Lisboa. Este lugar de Portugal es el que buscas si te gustan las playas largas de arena y las inmensas olas del Atlántico estrellándose estrepitosamente formando espectáculos maravillosos. Estas playas de arena con grandes piedras agresivas son el símbolo de este lugar del norte del país.

La Costa de Lisboa comprende aproximadamente la mitad sur del Distrito de Lisboa y la mitad norte del Distrito de Setúbal. Limita al norte con la Región Centro, al nordeste, este y sur con el Alentejo, y al sur y oeste con el océano Atlántico. 

costa 2
00:00 / 03:18
costa 3
00:00 / 04:58