Faro del Monte Igeldo

1/3

El actual faro está situado a 134 m sobre el nivel del mar, data del año 1855 aunque existen dataciones del año 1625 acerca de antorchas de leña que iluminaban en la misma ubicación.

En San Sebastian hubo un faro anterior, situado en el monte Urgull, en concreto en el Castillo de la Mota, datado en 1551.

En agosto de 1813, al finalizar la guerra de la Independencia, la Farola, tal como la denominaban en aquel entonces, deja de alumbrar como consecuencia de los asedios que arrasaron la ciudad. Es el general Wellington quien ordena reparar y restaurar el servicio. En 1833 volvía a encenderse la luz y en ese mismo año estallaba la guerra carlista. El faro fue ocupado por los carlistas y posteriormente se instalan en él los soldados de la Legión Británica, proveyéndolo de cañones y reforzando su fortificación.

El nuevo faro, fue construido por el Consulado de San Sebastián a 180 metros sobre el nivel del mar.

Este emplazamiento fue el escogido para construir el parque de atracciones, por lo que a la Torre se incorpora una nueva planta con amplios ventanales a modo de mirador acristalado y, sobre ésta, una fabulosa terraza panorámica a la que se accede por dos de los cuatro torreones ornamentales que rematan la torre. Desde la terraza superior el visitante, puede disfrutar de la más hermosa e impresionante vista de la ciudad de San Sebastián y sus alrededores.

En 1854 se construyó un nuevo faro, situado en un costado del monte a 130 metros sobre el nivel del mar. A partir de 1912, para recuperar el esplendor del antiguo faro, la sociedad Monte Igueldo lo reconstruye con arreglo a un proyecto encargado al arquitecto Don Luís Elizalde.

Hoy está considerado como el principal faro de Guipúzcoa.

Su óptica es giratoria de sistema catadióptrico. Emite una luz de 36 millas de alcance. Funcionó por medio de parafina hasta que en 1918 se electrificó.

Tipico 2.png