Aviles

1/3

El Faro de Avilés o Faro de San Juan, está situado en la Punta del Castillo margen oriental de la entrada a la ría de Avilés. En un principio se pensó emplazar el faro en la punta de la Horcada, muy expuesta a los temporales. Así tendría la ventaja de señalar el fondeadero de la Rogariza, dando tiempo a los barcos para preparar su entrada en la barra, pudiendo utilizarlo como luz de costa enlazado con el de Peñas. Se consideró demasiado expuesta y se prefirió la punta del Castillo, a pesar de que sólo se vería en un sector de 80°.

Tiene una altura de 40 m sobre el nivel del mar y 15 m sobre el terreno.

En las proximidades del emplazamiento del actual faro se encontraba una batería de artillería para defensa de la ría de los ataques de corsarios ingleses.

En una incursión de éstos, los cañones fueron arrojados al agua. Parte del material de la batería se utilizó en la construcción del faro. Los amplios jardines que le rodean están cercados por un muro de mampostería.

Forma un espléndido mirador sobre la ría en una zona que queda relativamente resguardada de la contaminación industrial por la influencia de los vientos dominantes del NO y NE. En 1863 se ilumina, con la apariencia de luz fija roja con un alcance de 10 millas, producida por una lámpara de aceite de oliva, que fue sustituida en 1882 por una de parafina. Posteriormente se acopló a la óptica un juego de pantallas giratorias y un tambor dióptrico con pantalla de cristal rojo, para dotarlo con la apariencia de luz blanca con sector rojo para cubrir el bajo del Petón y ocultaciones cada 5".

Paralelamente se electrificó, entrando la nueva instalación en servicio en 1940. Cuatro años después se recibiría oficialmente una sirena electromagnética montada en la parte alta de la torre.

En 1957 se instala una linterna aeromarítima y la reforma de la instalación luminosa, conservando la apariencia de ocultaciones blanca y roja en sectores.

Actualmente, la óptica de San Juan está compuesta por dióptricos y catadióptricos fijos, además de un grupo de lentes de color rojo que señalizan los peligrosos bajos del Petón. La lámpara es de 1000 W y cuenta con un grupo alógeno Diésel como reserva energética.

Para llegar a él desde Avilés, hay que tomar la carretera que va hacia Gijón y desviarse por la primera que conduce a Ensidesa, Luanco y San Juan de Nieva.