Faro de Senokozulua

1/6

Inaugurado en 1909, tras la petición de instalar un sistema luminoso de auxilio, ya que el faro de la Plata, al cual está agregado, no era suficiente. El acceso nocturno al puerto de Pasajes, especialmente con mal tiempo, era complicado y los barcos requerían de maniobras para evitar los entrantes y puntas del canal.

Por su situación el edificio no ve el sol en todo el invierno, lo que lo convierte en un lugar oscuro y húmedo. Ubicado a 50 de altitud, el faro de Senokozulua se cataloga técnicamente como baliza, ya que su alcance es de 8 millas náuticas.

Utiliza un sistema de colores, que resulta fundamental para la interpretación de los barcos entrantes. Estuvo habitado hasta 1986 y se electrificó en 1933.

El proyecto para la construcción del faro de Senokozulua se realizó en 1904 por el ingeniero Joaquín Arguedas y tuvo un presupuesto final de 35.639 pesetas.

El torrero de Senokozulua, no sólo se encargaría del mantenimiento de la luz de dicho faro, sino también de la luz de Punta Cruces y del castillo de Santa Isabel.

El proyecto del faro y la vivienda del torrero cuenta con varias limitaciones que resultaron en su forma y volumetría definitiva. Por un lado, el terreno escarpado en el que se debe situar hace necesario limitar su superficie en planta lo máximo posible. Por otro lado, podría cubrirse la necesidad de espacio mediante el levantamiento de varios pisos, pero la obligación de establecer la luz del faro a una determinada altura, hacen imposible la configuración del edificio en varias alturas. Es por estos motivos que el faro es de unas dimensiones tan reducidas, y de desarrollo en una sola planta.

Se trata de un edificio clásico, sobrio y funcional, propio de la arquitectura civil. La planta del proyecto muestra cómo se han dividido las distintas habitaciones en función de su uso. Por un lado, se encuentran las destinadas al mantenimiento del faro, como son los espacios de taller, y por otro las habitaciones de uso familiar del Torrero, ambas zonas separadas por el vestíbulo que conduce a la torre.

Actualmente, en el faro no vive ningún torrero. El edificio no es accesible al público y en la distancia puede parecer que se encuentra en buenas condiciones por su aspecto exterior. Su luz sigue en funcionamiento, siendo fundamental para el buen funcionamiento del sistema de señalización del puerto. Sin embargo, basta acercarse y ver el interior del edificio para comprobar su estado descuidado y ruinoso.

El mal estado en el que se encuentra el faro de Senokozulua se debe en gran parte a que no se encuentra habitado, lo que le ha llevado a un estado de descuido por parte de la Autoridad Portuaria. Como bien es sabido, no hay peor condena para el estado de conservación de un edificio, que la falta de actividad, que no le permite seguir “vivo”.

Audio Senokozulua
00:00 / 03:03
enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com