Faro de Biarritz

1/7
Audio Biarritz
00:00 / 03:05

El puerto ballenero de la humilde villa medieval se convirtió con la llegada de la moda del turismo playero -a finales del siglo XVIII- en una prestigiosa ciudad de la aristocracia y realeza "europea" de la mano y bajo el patrocinio de la emperatriz M.ª Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III.

La notoriedad de la localidad comienza en el siglo XIX con la moda de los baños de mar. La emperatriz desempeñó un papel importante en el desarrollo de ese prestigio. Cuando era niña, venía Biarritz de vacaciones y después de su matrimonio mostró a Napoleón III esta localidad de vacaciones. Este último hizo construir para ella una hermosa residencia, la Villa Eugenia, transformó la ciudad realizando obras importantes (túnel, dique del puerto, etc.) y acogió a todas las cabezas coronadas de Europa.

El faro de Biarritz se ubica sobre el cabo Saint Martin, también conocido como cabo Hainsart, y señala el punto en el que la costa acantilada y rocosa del País Vasco francés cede el protagonismo a las interminables playas arenosas de Las Landas que se extienden hacia el norte.

Este faro consta de una torre cilíndrica de 47 metros de altura que se eleva sobre una base octogonal de dos pisos que sirve como vivienda del farero. Todo el conjunto está pintado de blanco y culmina en la linterna con cúpula y balconada metálicas pintadas de color negro. La altura de su plano focal es de 73 metros sobre el nivel del mar, y su alcance nominal nocturno es de 26 millas náuticas.

El proyecto inicial para construir el faro data de 1825, si bien la edificación de este no se iniciaría hasta 1830 por el ingeniero M. Viennois y bajo la dirección del mismísimo Agustín Fresnel. Como dato curioso, al iniciarse la preparación de los cimientos mediante la excavación en la roca viva del promontorio, y cuando solo se había profundizado 1 metro, se descubrió la existencia de una gruta bajo el lugar que conectaba con el sistema de cavernas situado bajo el faro, ya conocido desde antiguo, y en el que las excavaciones arqueológicas han determinado la existencia de ocupaciones prehistóricas. Esta circunstancia obligó a profundizar los cimientos hasta los 4,70 metros. Fue iluminado por primera vez la noche del 1 de febrero de 1834 como faro de primer orden. La óptica actual de lentes Fresnel fue instalada en 1904. Sería electrificado en 1953 y automatizado en 1980.

Este faro no sería en realidad el primero existente en Biarritz. Ya en tiempos tan remotos como en 1650, en la cercana punta de La Atalaya y sobre los cimientos de la torre del desaparecido castillo de Ferragus, se edificó una nueva torre sobre la que se encendía fuegos que señalizaban la entrada al canal del puerto. Esta torre primitiva se derrumbaría en 1856.

enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com