Malaga Web.jpg

Mar de Malaga

72499630-mapa-de-málaga-españa-mapa-vect

La actual provincia de Málaga tiene un litoral que a lo largo de la Historia ha condicionado la existencia no sólo de las poblaciones costeras sino también de los lugares del interior y de otras ciudades andaluzas.

De todo ello dan cuenta los vestigios arqueológicos y documentos textuales de la Antigüedad y de la Edad Media. Sin lugar a duda desde la conquista castellana por los Reyes Católicos de las tierras malagueñas, que habían pertenecido al reino nazarí, los documentos aportan una enorme y variada información sobre todo lo que acontece en el mar, en la costa, en las localidades ribereñas.

El mar permite las relaciones comerciales y los intercambios de todo tipo, los lugares costeros son espacios para encuentros sociales y, a veces, choque de mentalidades; pero desde finales del siglo XV y hasta bien entrado el siglo XVIII el mar es también, para la provincia de Málaga, el medio en el que se plasma el peligro, que se manifiesta a través del corso y la piratería, los ataques de los berberiscos y turcos, el recelo que provocaba la presencia permanente de las armadas amigas y enemigas, el miedo fruto del tráfico ilegal y el contrabando. Pero no cabe duda de que el mar es también un medio que evoca y permite alcanzar anhelos y mejoras en la vida de los individuos.

El siglo XIX aporta a las costas malagueñas el desarrollo industrial, los atisbos de un nuevo tráfico mercantil; en las playas de Málaga y Marbella se asientan cargaderos de mineral, ferrerías y altos hornos; en las costas de Maro y Neja surgirán los primeros centros de experimentación agraria con la intención de aclimatar cultivos tropicales. El ferrocarril aparece costeando y el puerto de Málaga se consolida como centro neurálgico.

Pero en la costa de Málaga también permanecen los vestigios de ese pasado en el que el mar era sinónimo de peligro, de ahí la existencia de torres almenaras de origen nazarí y remodeladas posteriormente y fuertes abaluartados del siglo XVIII.

A todo ello se ha de añadir que, en la ciudad de Málaga, desde el siglo XVI, se asentaron instituciones civiles y militares que debían administrar los territorios, es decir los presidios norteafricanos y, posteriormente, el Protectorado Español. Bujía, Argel, Orán, Mazalquivir, Tremecén, Pelón de Vélez de la Gomera y Melilla son lugares que aparecen con mucha frecuencia en los documentos conservados en el Archivo Histórico Provincial de Málaga.

El Archivo Histórico Provincial de Málaga custodia numerosa y variada documentación que de una manera u otra contiene información sobre las costas, el mar, el tráfico de mercancías y de personas, la defensa, la construcción de infraestructuras relacionadas con actividades mercantiles e industriales relacionadas con el mar, pero también los delitos que en torno al mar Mediterráneo han surgido y surgen. Y todo ello desde finales del siglo XV hasta nuestros días.

Malaga*
00:00 / 02:54