Puerto2011.jfif

Muelle de Arriluze

17812060029_bcf05f0c7e_z
17812060029_bcf05f0c7e_z

faro-de-algorta-ae7b9195-f66d-4843-a429-
faro-de-algorta-ae7b9195-f66d-4843-a429-

Fotomontaje-nueva-terminal-cruceros
Fotomontaje-nueva-terminal-cruceros

17812060029_bcf05f0c7e_z
17812060029_bcf05f0c7e_z

1/4

Es casi imposible desligar la historia del Puerto del Abra, y de la de Bilbao. el puerto como actividad mercantil -estaba en sus inicios ubicado en la zona alta de la ría- aunque con el paso de los años- y la dificultad de tránsito en algunas zonas -se terminó por desplazar este a la desembocadura de la Ria del Nervión. lugar donde hoy se encuentra el denominado Puerto de Bilbao. La fundación del Puerto de Bilbao data de hace más de 700 años, la fundación de la propia villa es posterior a la del Puerto, como se demuestra en la propia Carta Puebla fechada en 1300.

Ya desde 1511, fecha en la que se creó el Consulado de Bilbao, se empezaron a realizar trabajos de encauzamiento de la ría, la cual, a lo largo de 14 kilómetros, serpenteaba hasta su desembocadura en el llamado “Abra bilbaíno”.

En 1872, navieros, industriales, comerciantes y mineros, se unieron para crear la Junta de Obras del Puerto y Ría de Bilbao, con el objetivo común de poner fin a la situación de bloqueo en que se encontraba el Puerto, ya que no permitía una navegación fluida ni adecuada a las necesidades de la industrialización. La dirección de Evaristo de Churruca remató la canalización de las obras de acondicionamiento en dos etapas que durarían desde el año 1873 al 1902, en esta segunda fase se realizaría el Puerto Exterior.

El 29 de junio de 1888 se aprobó la construcción del contramuelle de Algorta, obra diseñada por Evaristo Chúrruca, que se enfrentaba a las presiones de Obras Publicas de Bizkaia, que pretendía cambiar el diseño. de haberse realizado éste hubiera supuesto la desaparición de Ereaga y del Puerto Viejo. era una repetición de la lamentable actuación que supuso la desaparición de la entonces emblemática Playa de Las Arenas, la cual llegaba desde su actual situación a la esquina de Balanar. Fue gracias a la intervención de Antonio Basagoiti y Arteta ante el ministerio que se logró mantener su diseño inicial por una Real Orden de 1897. Fue el 10 de enero de 1898 cuando se colocó la primera piedra del contramuelle de Arriluze.

Muelle de Arriluze
00:00 / 02:06