Cabo de Ajo

1/4

En 1907 se proyectó este faro como uno de los más importantes del Cantábrico, similar al faro de Cabo Mayor. Está prevista la construcción de una torre de 18 metros de altura, junto con una vivienda rectangular de dos plantas en la que podían vivir hasta 6 fareros, y sala de máquinas independiente. Sin embargo, cuando en 1914 se electrifica el faro de Cabo Mayor, dada su mayor potencia, se cancela el proyecto por considerar que ya no es necesario. Desde el Ayuntamiento de Bareyo, al que pertenece Ajo, se insiste sobre su idoneidad y tras tres naufragios ocurridos en la zona se aprueba de nuevo el proyecto del faro en 1921, comenzando a construirse en 1928.

En agosto de 1930 se inaugura el faro, siendo el más nuevo de Cantabria, más modesto que en la idea original, pues incluso la vivienda pasa a tener una sola planta. En 1980 el ingeniero Fernando Rodríguez Pérez proyecta una nueva torre circular, realizada en hormigón, dejando el plano focal a 10,73 metros del suelo, y a 71 metros sobre el nivel del mar. Durante la Guerra Civil dejó de alumbrar a las 10 horas y 45 minutos del 23 de agosto de 1936.

LA OJERADA: Se trata de una zona rocosa en la que el mar, a lo largo de millones de años, ha creado cuevas y caprichosas formas hasta formar la impresionante cavidad que veis en esta foto. Su forma, similar a dos grandes ojos a través de los cuales se ven el cielo y el mar, es lo que ha dado su nombre al lugar. La plataforma rocosa sobre la que se encuentra esta peculiar cueva está situada sobre el mar, de forma que según caminamos sobre ella (sobre todo en días en los que se levanta oleaje) podemos notar la vibración y el rugido del Cantábrico bajo nuestros pies.