Cabo Home & Robaleira

Finalizando por el Sur la Costa da Vela, en los salientes de dos puntas, al pie del Monte Facho, la parte más occidental de la península del Morrazo, en el llamado "Cabo Home" se encuentra este faro, una de las torres baliza más altas de todo el litoral gallego.

Este faro tiene un gemelo de igual construcción en Punta Subrido. Juntos hacen visibles los extremos de la abrupta península para los barcos que navegan durante la noche. 

El Cabo de Home. Se encuentra en el punto más próximo al archipiélago de Cíes. Una vez allí, te encontrarás con el esbelto faro pintado de color blanco en el que destacan tres ventanucos. Aunque tiene estructura de faro en realidad se trata de una baliza de enfilación que, junto con otra gemela unos kilómetros más al sur, en la punta Subrido, marca el canal de entrada a la ría y puerto de Vigo entre la Isla de Monteagudo en las Cíes y la costa da Vela.

Construido en 1853, está formado por una torre cilíndrica en mampostería con galería y sin linterna, y las luces sobre un mástil. Su alcance nominal de 12 millas náuticas. La constante niebla del invierno provocó que se le añadiera una sirena en 1888, para avisar a los navegantes del peligro existente.

Su plano focal está a 38 metros sobre el nivel del mar y su luz blanca de destello cada 3 segundos alcanzado una distancia de 9 Millas. Dispone de tres linternas principal, auxiliar y de emergencia.

La baliza de Punta Robaleira, también conocida como faro rojo, se sitúa en el cabo Home cual rubí desprendido de la corona de las Islas Cíes, señalando la parte norte de la entrada de la ría de Vigo.

El faro rojo, como le conocen muchos pescadores de costa y visitantes de una de las zonas más bellas y agreste de la península de O Morrazo, es una torre cilíndrica, de 6 metros de altura y cierta anchura, construida en mampostería y pintada, en rojo.

Su luz Blanca y Roja de sectores en grupo de 2 destellos cada 8 segundos y alcance de 11 y 9 millas respectivamente, balizan bajos como la piedra La Redonda, los Capetudos y los muchos pitones que despide Punta Robaleira.

Las aguas que lo rodean son elegidas por submarinistas deportivos en busca, de algún pecio perteneciente a cualquiera de los naufragios que aquí sucedidos.

En las piedras del acantilado, se encuentra una cruz blanca con la inscripción "Pepe Ruiz", recuerdo del tributo que a veces se cobra la mar en forma de vida humana. "Pepe Ruiz" fue un pescador que murió en el naufragio de su embarcación en estos mares.

Audio Home - Robaleira
00:00 / 02:42
enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com
faro-blanco-cabo-home-768x472