La Badia dels Alfacs

La Badia dels Alfacs, cubierta por la Península de la Banya, es uno de los espacios más singulares del Parque Natural del Delta del Ebro, un rincón tranquilo que destaca por sus valores ambientales, históricos, culturales y también gastronómicos. La bahía forma una extensa playa salvaje, la del Trabucador, y siete playas urbanas, dos de las cuales, la del Garbí y la de las Delícies, disfrutan, de la distinción de bandera azul que otorga la Unión Europea por la calidad de las aguas.

La playa del Trabucador es un apéndice de 6,5 kilómetros de longitud que se adentra en el mar hasta la Punta de la Banya. Se trata de un espléndido ejemplo de playa salvaje, un auténtico refugio de tranquilidad para el visitante.

Desde el muelle de embarcaciones turísticas de Sant Carles de la Ràpita, parten algunas de las rutas marítimas que permiten conocer el puerto natural, el mayor de Europa. Está la opción de embarcar en cruceros turísticos con las tradicionales golondrines por la Badia dels Alfacs y el delta del Ebro. También se alquilan embarcaciones con patrón con el fin de realizar rutas guiadas por la bahía.

La Badia dels Alfacs, que forma la fachada marítima de Sant Carles de la Ràpita, es la bahía natural más grande de Europa. Se une con la costa de forma natural, quedando situada detrás de la Punta de la Banya.

La Punta de la Banya es una pequeña península formada en el extremo meridional del Delta de l’Ebre. Se extiende delante de la costa de Sant Carles de la Ràpita y está unida al Delta de l’Ebre a través del istmo del Trabucador. Todo este conjunto delimita el espacio marítimo que se conoce como Badia dels Alfacs.

Gran parte de su importancia recae en la gran variedad de fauna que podemos encontrar, con especies como los flamencos y la gaviota corsa, entre otros. Acoge una gran cantidad de aves acuáticas y marinas durante el invierno. De hecho, el espacio de la Punta de la Banya ha sido declarado reserva Natural Parcial, y su acceso está restringido. Durante los pasos de migración y durante el invierno se observan grandes conjuntos de pájaros como el flamenco, el pato serrucho, el chorlito gris, el archibebe común o el corremolinos chico. Aunque podemos encontrar muchas otras especies, en especial aquellas que nidifican o hibernan en la Punta de la Banya, como la gaviota audouin, el charrán patinegro, el ostrero euroasiático o el tarro blanco.

En la Punta de la Banya también se agrupan las anátidas, aves migratorias que suelen vivir en las proximidades del agua, como el ánade real, la pato cuchara, el pato colorado o el ánade friso. Y si hablamos de peces, destaca la presencia del fartet, una especie con una población consolidada en esta zona.

Una parte muy importante de este espacio son las mejilloneras. Para relajarte y disfrutar de la Badia dels Alfacs en todos los sentidos, una buena opción es visitar las mejilloneras y, en especial, degustar sus fantásticos productos. Para llegar hasta allí se sale del puerto de La Ràpita, mientras disfrutas del paseo por la bahía, observando su costa, las salinas de la Trinitat y la reserva natural de la Punta de la Banya.

Después de este itinerario, llegamos al lugar donde se cultivan los mejillones y las ostras del Delta de l’Ebre. Un lugar inédito, especial, donde el agua dulce del río Ebro y el agua salada del Mediterráneo se fusionan de tal manera que te ofrecen estos sabores únicos. A través de esta visita te introduces en el mundo del mejillón y en la importancia que tiene este producto en la Badia dels Alfacs.

enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com