360_F_356917016_VD46l5Gjn5sEpb9CWLFVfrok

Faro de Capdepera

faro-capdepera-mallorca
faro-capdepera-mallorca

foto_portada_faro_capdepera_26_-_8.403
foto_portada_faro_capdepera_26_-_8.403

1946824045AdobeStock164754965
1946824045AdobeStock164754965

faro-capdepera-mallorca
faro-capdepera-mallorca

1/4

Faro de Capdepera, construido en 1861 por mandato de la reina Isabel II, se encuentra a 76 metros sobre el nivel del mar en el punto más oriental de Mallorca. Desde el comienzo de su funcionamiento, su lámpara ha sufrido varias modificaciones hasta la electrificación del faro. El acceso hasta mismo es muy sencillo, ya que la vía está asfaltada hasta el portal que lo cierra, aunque existen excursiones que comienzan en cala Ratjada y terminan en este impresionante balcón marino. Como curiosidad, el farero y su familia residen en el faro.

Fue proyectado por Emili Pou. Comenzó a iluminar con una óptica fija y parte externa giratoria de 6 lentes rojas. La apariencia luminosa era de luz blanca variada por destellos rojos cada 2 minutos. Utilizaba una lámpara moderadora de aceite para faro de 3º orden. Se inauguró el 30-11-1861. En 1899, y debido a los problemas que la humedad ocasionaba en el edificio, se sustituyó la azotea por una cubierta de tejas a dos aguas. En 1912 se instaló una lámpara Chance de incandescencia de vapor de petróleo de 55 mm, conservando el mismo aparato óptico y característica luminosa. Como auxiliar se utilizaba en este tiempo una Lámpara Chance de dos mechas. En 1924 se sustituyó la óptica original por otra con flotador de mercurio para las cinco lentes externas giratorias y una parte catadióptrica fija, su apariencia era de luz fija variada por grupos de 3+2 destellos blancos. Esta óptica puede contemplarse actualmente en la Exposición de Señales Marítimas del faro de Portopí. En 1969 se electrificó el sistema de alumbrado, conservando la parte fija de la óptica, pero retirando las lentes externas giratorias que estaban acopladas al mecanismo de rotación. La intermitencia sería ahora producida por un destellador eléctrico. En 1971 se colocó una óptica de horizonte. Debido a los fuertes vientos que castigan frecuentemente esta zona de las Baleares, durante la segunda mitad del siglo XIX fueron muchas las ocasiones en que los torreros de este faro tuvieron que socorrer a las víctimas de los naufragios ocurridos en sus cercanías, llegando a ser condecorados en una ocasión con la Cruz de Beneficencia por el Gobierno de España en 1869, a raíz de un fuerte temporal que provocó varias desgracias en la zona.