Faro de Valencia

EL ANTIGUO FARO DE VALENCIA

Languidece en el olvido el antiguo Faro de Valencia, el que antaño fuese la referencia visual del litoral marítimo de la ciudad. Durante años, los valencianos gustaban de dar largos paseos hasta él, pero en la actualidad, y debido a las obras de ampliación del Puerto, ha quedado solitario, en aguas abrigadas y dentro de la zona portuaria restringida mientras asume resignado su jubilación.

Su historia se remonta a principios del S. XX, cuando debido a las obras de construcción del puerto el Faro se levantó provisionalmente en el dique Norte y se encendió por primera vez en 1909. Inicialmente se trataba de una sencilla estructura metálica de 22 metros de altura coronada por la cúpula que albergaba la linterna. Una vez finalizadas las obras, en 1930 fue trasladado a su nuevo emplazamiento en el morro del dique Norte. Para ello se conservó su estructura metálica y ésta fue revestida por una torre tronco piramidal de sección octogonal fabricada con paramentos de mampostería y acabados en piedra blanca.

En 2015 el viejo faro apagó sus luces definitivamente y otro más moderno tomó el relevo generacional como referencia y guía para navegantes.

EL NUEVO FARO DEL PUERTO DE VALÈNCIA

El nuevo faro del puerto de Valencia, ubicado en la ampliación norte es el primero del mundo construido íntegramente con materiales ligeros que garantizan mayor resistencia a los ambientes marinos e incorpora diez paneles solares orientados al sur.

El faro, de 32 metros de altura que proyecta sus luminarias hasta 25 millas mar adentro, y diseñado por el arquitecto Ignacio Pascual, exdirector de Infraestructuras de la Autoridad Portuaria de Valencia, ha recibido varios reconocimientos internacionales.

Es el primero del mundo construido íntegramente con materiales compuestos como la fibra de carbono y la fibra de vidrio, lo que le confiere gran ligereza, con solo 3.000 kilos.

El uso de los materiales compuestos garantiza una mayor resistencia al no verse afectados por la corrosión, menores labores de mantenimiento y una reducción de un 20 % de las emisiones de CO2 en el proceso constructivo al requerir menor desplazamiento de materiales pesados.

La nueva instalación dispone de tecnología led, lo que permite un alcance de 25 millas náuticas, con un consumo eléctrico de 70 vatios y una vida útil de 100.000 horas.

Asimismo, es autosuficiente al utilizar energías renovables ya que incorpora diez paneles solares orientados al sur y un aerogenerador de eje vertical, lo que contribuye a reducir significativamente su consumo energético.

enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com