Faro de Punta del Hidalgo

la-punta-hidalgo-faro-1.jpg
la-punta-hidalgo-faro-1.jpg

IMG_7966-1536x1024
IMG_7966-1536x1024

fotonoticia_20130626181520_1200
fotonoticia_20130626181520_1200

la-punta-hidalgo-faro-1.jpg
la-punta-hidalgo-faro-1.jpg

1/5

Ubicado en el Municipio de San Cristóbal de La Laguna, en la localidad de Punta del Hidalgo, su arquitectura es modernista y difícil de describir: posee una torre blanca, de estructura compacta, con varios prismas menores anexados.

Data del año 1992, su foco se encuentra situado a 52 metros de altura y su alcance es de 16 millas náuticas (próximo a los 30 kilómetros) conformada por prismas de hormigón blanco de distintos tamaños. Su aspecto dista mucho de los faros tradicionales que estamos acostumbrados a ver. Su arquitectura moderna y su imponente tamaño hacen que resalte en el paisaje y que, tal y cómo se espera de un buen faro, sea claramente visible desde la distancia.

Subir 50 metros a través de 246 escalones sería un placer, no tanto por el esfuerzo que, sin duda, supone, sino por las espectaculares vistas que hay desde allí arriba. Pero ese es un privilegio reservado a los dos técnicos que se encargan de su mantenimiento.

El ingeniero Ramiro Rodríguez-Borlado fue el encargado de dar forma al faro que hoy, además de orientar a los navegantes del norte de la isla, sirve de deleite para los que admiran el paisaje desde cualquiera de los puntos de la isla desde los que el faro se puede divisar.

La obra fue una petición, a principios de los noventa, de la Autoridad Portuaria de Tenerife a su autor, como necesidad para el cumplimiento de una nueva normativa que establece que a dos millas náuticas del litoral deben verse las luces de dos faros.

Todos los detalles de la construcción del Faro de la Punta del Hidalgo fueron innovadores, comenzando por sus materiales, todos ellos traídos desde la Península, y entre los que se utilizó gravilla blanca de río y un tipo de cemento que nunca se había utilizado en una construcción de estas características por sus condiciones de secado e impermeabilidad.

Su altura no es casual, ni elegida al azar. Al encontrarse construido al nivel del mar, la altura que posee se tornaba necesaria para que la curvatura de la tierra no impidiera que sus luces pudieran ser vistas por los marineros a 15 millas de la costa.

Antes de que el futurista faro blanco comenzara a orientar a los navegantes ya las nuevas tecnologías habían provocado la extinción de la labor de los fareros. Este es el motivo por el que el Faro de La Punta del Hidalgo no cuenta con vivienda, porque ha sido sustituida por dos cuartos de máquinas, uno de ellos se encuentra en la planta baja y el otro en la última.

Aunque su construcción terminó el 1992, desde 1994, que es cuando entra en funcionamiento y su luz a brillar, el vigía de la Punta del Hidalgo guía a los marineros del norte a la vez que hace del lugar en el que se encuentra un entorno con tantísima magia que una vez que lo has conocido, quieres regresar.