Faro de Punta Martiño

la foto 1
la foto 1

Light_house_on_a_cliff_at_Isla_de_Lobos.
Light_house_on_a_cliff_at_Isla_de_Lobos.

2e47a889cb49f16cedc2fb576bdb1394_Generic
2e47a889cb49f16cedc2fb576bdb1394_Generic

la foto 1
la foto 1

1/6

El faro de Punta Martiño está situado sobre la montaña homónima en el extremo noreste del islote de Lobos, a tan solo 5 km del Puertito. Este faro alcanza una altura de 29 m sobre el nivel del mar, y tiene una torre cilindro-cónica de 6 m de altura.

El Faro de Martiño junto con los faros del Tostón, en el Cotillo, y el de Pechiguera, en Lanzarote, forman un triángulo para balizar el paso de navíos por el estrecho de la Bocaina, que separa las islas Lanzarote y Fuerteventura.

Cinco años se tardó en construir este faro, debido a que se tuvieron que sortear varias dificultades, como son; el traslado de materiales de construcción, o el abastecimiento de víveres y agua. Para ello se construyeron caminos hacia el puertito y varios aljibes subterráneos.

En su construcción se emplearon piedras de basalto y cal que llegaron desde Fuerteventura, Lanzarote y del propio islote. Para los techos, puertas y ventanas, se utilizó madera de tea de los pinos de Gran Canaria. Y la maquinaria, óptica e instrumentos para la luminaria llegaron desde la península y Europa.

De estilo neoclásico. Su torre cilindro-cónica de 6 m de altura pintada en amarillo y linterna blanca, se adosa a un edificio de una planta, utilizado como residencia. La azotea es un gran patio que servía para recoger y conducir el agua de la lluvia al aljibe situado bajo el patio del edificio.

Sobre la instalación primitiva se sobrepuso la nueva óptica que se inauguró oficialmente el día 7 de febrero de 1905.

Hoy en día funciona por medio de sistemas automáticos, tiene un alcance visible de 14 millas náuticas y en períodos de 15 segundos.