Faro de Cap Salinas

919665
919665

Far_des_Cap_Salines_02
Far_des_Cap_Salines_02

maxresdefault
maxresdefault

919665
919665

1/5

Faro del Cap Salines, se encuentra en el punto más meridional de Mallorca, en Santanyí, y se trata de una torre y una casa, ambas blancas y con una altura de 17 metros, y que levantan 20 metros sobre el nivel del mar. En el año 1.957 fue modificada la apariencia luminosa del faro al mismo tiempo que se electrificaba su instalación, y se colocaba un aerogenerador, convirtiéndolo en el primer faro de España con este tipo de luminaria, aunque no tuvo éxito debido a la ausencia de viento requerida para su funcionamiento. En 1.983 se incorporó al faro un sistema fotovoltaico convirtiéndolo una vez más en el primero de España que se iluminaba con paneles solares. En mayo de 2003, el CSIC suscribió un convenio con la Autoridad Portuaria de Baleares para la gestión del Faro de Cap Salines como Estación de Investigación Costera por el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA), lo que supuso, y aún supone, un hito en la investigación de ecosistemas costeros en España. La Estación de Investigación Costera de Cap Salines se encuentra ubicada en una zona virgen del litoral de la Isla de Mallorca, en una zona recientemente protegida como Reserva Marina.

Fue proyectado por Emili Pou. Faro originalmente de 6º orden. Los terrenos eran propiedad del Marqués del Palmer el cual cedió al Estado la indemnización correspondiente a su expropiación. En un principio contaba con una óptica catadióptrica de 300 mm de diámetro para luz fija, del fabricante francés Henry Lepaute. Se inauguró el 31 de agosto de 1863. Al comienzo había dos marineros destinados en el faro para su servicio de abastecimiento. En 1917 comenzó la iluminación con carburo y una apariencia de 4+1 ocultaciones producida gracias a unas pantallas giratorias con mecanismo de relojería colocadas alrededor de la óptica. Posteriormente se instaló una óptica dióptrica de tambor y en 1957 fue modificada la apariencia luminosa del faro al mismo tiempo que se electrificaba la instalación. Se colocaron destelladores de 32 V que producían una apariencia luminosa de 2+1 destellos cada 10 segundos. Ese mismo año se puso en servicio un equipo con aerogenerador, primero en España de este tipo, pero no tuvo éxito debido principalmente a la ausencia de viento con la constancia requerida, lo que motivó su sustitución por dos grupos electrógenos. En el año 1958 se produjo el recrecimiento de la torre en 6,5 m. para aumentar el alcance geográfico. En 1983 se incorporó el sistema fotovoltaico, siendo el primer faro de España que se iluminaba con paneles solares.