125380347_edited.jpg

Faro de Punta Sardina

unnamed
unnamed

press to zoom
istockphoto-1086661214-170667a
istockphoto-1086661214-170667a

press to zoom
11046780Master
11046780Master

press to zoom
unnamed
unnamed

press to zoom
1/5

El faro se levanta en lo alto de la meseta de la punta de Sardina, y es una construcción formada por una torre cilíndrica en hormigón de tipo estandarizado, pintada de color blanco con franjas horizontales en rojo, rodeado de un cerramiento rectangular de obra de mampostería. Se halla junto al lugar en donde se emplazaba el antiguo faro de Punta Sardina. Este primitivo faro fue concebido por el ingeniero José Casado y Rojas, cuyo proyecto original de construcción data del 20 de julio de 1888 y fue posteriormente modificado por Eugenio Suárez Galván. Las obras de este primer faro culminaron en el año 1890 y su puesta en marcha tuvo lugar en la noche del 15 de febrero de 1891.

​Encontrándose obsoleto, el viejo edificio del faro de Sardina fue derruido a mediados de los años 1980 para levantar uno nuevo. Con la finalidad de evitar iniciativas a favor de su protección, esta demolición se hizo apresuradamente, de noche y sin avisar, y destruyó todo el equipamiento técnico y resto de enseres que se encontraban en el interior del faro, para sorpresa y disgusto de los vecinos. ​Las obras del nuevo faro, según proyecto de Fernando Navarro Miñón, dieron comienzo en el año 1983 y concluyeron en noviembre de 1984. La obra civil supuso un coste de 22.998.648 pesetas a los que hubo que sumar el de su equipamiento, por valor de 7.277.000 pesetas. El nuevo faro de Sardina entró en servicio el 14 de marzo de 1985.

Siguiendo un diseño estandarizado, la torre, construida enteramente en hormigón armado, sigue el modelo normalizado fijado en función de la altura, diámetro de la linterna e instalación para la alimentación, ya sea de acetileno o mediante energía eléctrica.