Faro Cabo San Antonio

1/5

El Cabo de San Antonio es la prolongación oriental del macizo del Mongó, que se integra en el mar. Por su lado Norte o de Tramontana es abrupto y escarpado en vertical. En cambio, por su lado Sur o mediodía su orografía es más suave. El llano que se forma en sus alrededores es lo que se denomina de “les Planes”.

A mediados del s. XIII, después que los cristianos conquistaran estas tierras a los árabes, este entorno del cabo de San Antonio fue elegido por los eremitas para el recogimiento y la oración, construyendo en el siglo XIV una ermita en honor de San Antonio, que dio nombre a este paraje.

Debido a las incursiones piratas desde el mar y para avisar a las poblaciones cercanas de las velas enemigas, en el siglo XVI se construyó una torre vigía.

El Cabo de San Antonio “tiene este nombre porque está fundado sobre un ermitorio, cuya invocación es de San Antonio Abat. Sobre sus restos, se construyó el faro, que iluminó la bahía por primera vez en 1855. Unos años después el faro fue trasladado a otra ubicación, como nos lo cuenta la Revista de Obras Públicas, editada en Madrid en su número quincenal de 1 de septiembre de 1861. Manifiesta que “Según noticia recibida del Ministerio de Fomento, desde el día 15 de septiembre inmediato dejará de encenderse la luz del faro que existe en la antigua del cabo de San Antonio con objeto de trasladar su aparato a la nueva torre construida en la extremidad del propio cabo, en la cual volverá a encenderse desde el día 30 de octubre siguiente. La nueva torre está situada sobre terreno calizo, dista de la orilla del mar 4 brazas, es cilíndrica, de color blanco, y está unida a la habitación de los torreros. La linterna tiene la forma de un prisma de doce caras, con cúpula esférica y color verde obscuro. Elevación de la luz, sobre el nivel del mar 174 metros, sobre el terreno 16 ídem. Situación geográfica, latitud 38º 48´ 30´´ N, longitud 6º 25´ 00´´ E de S.F.”