10576161214_3d461aacdf_o_1906x600_q75_mi

Faro de Morro Jable

hotel-Faro-Jandia-FG800_37342_12
hotel-Faro-Jandia-FG800_37342_12

press to zoom
faro-morro
faro-morro

press to zoom
faro-de-morro-jable
faro-de-morro-jable

press to zoom
hotel-Faro-Jandia-FG800_37342_12
hotel-Faro-Jandia-FG800_37342_12

press to zoom
1/4

El faro de Morro Jable es un faro situado en la punta del Matorral, donde la playa del Matorral de Jandía hace una inflexión hacia el Atlántico, en el municipio de Pájara, Fuerteventura. La denominación proviene de Morro Jable, el puerto más cercano de la costa sur de la isla. Se encuentra en una extensión de costa entre los faros de La Entallada, al norte, y de Punta Jandía, al sur.

La construcción del faro se incluyó dentro del Plan de Señales Marítimas 1985/89 del Ministerio de Obras Públicas y se encargó al ingeniero Mariano Navas y al arquitecto Enrique Martínez Tercero. Estos concibieron un faro singular, que debía servir como hito y referente en su entorno, al estilo de los viejos faros ingleses.

El faro se construyó en la década de 1990, entrando en servicio la noche del 18 de febrero de 1996. En la obra civil se invirtieron 118.534.384 pesetas, a las que sumaron los 17.178.000 del importe de la linterna.

La edificación se resolvió con una única torre troncocónica, exenta de otras edificaciones, de cerca de 60 metros de altura dado que su base está ubicada a pocos metros sobre nivel del mar. El fuste, construido en hormigón armado, tiene un diámetro de 11 metros en su base, disminuyendo progresivamente en altura hasta los 7 metros que se alcanzan en el collarino que remata la torre, resuelto con un cuerpo poligonal acristalado, y que soporta la terraza cuadrada sobre la que se ubica la linterna construida por la casa Pintsch-Bamag e instalada en el verano de 1992.

La sencillez de la torre, de gran esbeltez y pintada completamente en blanco, confiere al faro ese aspecto tan característico que lo ha convertido en un referente de lámpara-hito, divisándose claramente a lo lejos gracias a su gran altura. No dispone de pabellón de servicios anexo y para subir desde la base a la linterna, que se encuentra a 62 metros de altura sobre el terreno, hay que hacerlo a través de un ascensor o de una escalera adosada en espiral a las paredes interiores de la torre, en la que se han practicado unos pequeños ventanales verticales para la entrada de luz natural.

Se trata de un faro moderno, que se encuentra totalmente automatizado y funciona mediante energía eléctrica convencional conectado a la red pública, contando con un grupo de baterías que garantizan el mantenimiento del servicio en caso de desconexión o fallo en la red eléctrica.

Por su posición estratégica, frente a las urbanizaciones turísticas que se levantan a su alrededor, en su torre se han instalado varias antenas repetidoras de telefonía móvil disimuladas de tal forma que no producen mayor impacto.