Faro de Moscarter

Opera Instantánea_2021-02-06_105153_www.
Opera Instantánea_2021-02-06_105153_www.

Opera Instantánea_2021-02-06_105111_www.
Opera Instantánea_2021-02-06_105111_www.

2
2

Opera Instantánea_2021-02-06_105153_www.
Opera Instantánea_2021-02-06_105153_www.

1/7

El faro des Moscarter, en el norte de Portinatx, en el norte de Ibiza. Su posición geográfica, su belleza estética y sus colosales dimensiones lo convierten en uno de los faros más especiales de las Islas Pitiusas.

El faro, construido entre 1975 y 1977 tiene un aspecto muy singular gracias a su franja helicoidal negra sobre fondo blanco. Debido a su tardía construcción la torre no se sitúa sobre vivienda alguna, puesto que desde el comienzo de la actividad del faro su funcionamiento fue automático.

El faro está situado en una base troncocónica desde donde se levanta su impresionante torre de 52 metros de altura, lo que convierte al faro des Moscarter en el más alto de las Islas Baleares. La ubicación del faro en un acantilado a 41 metros sobre el mar hace que el faro, con 93 metros de altura en total, hace posible la fácil localización de las señales luminosas por parte las embarcaciones que navegan por el norte de Ibiza. El faro emite destellos aislados cada cinco segundos, que son visibles desde una distancia de 18 millas náuticas.

Fue proyectado por Fernando Moscardó y Rafael Soler. Aunque se subastan las obras en 1974, éstas no comienzan hasta 1975 por diferentes problemas administrativos. Comenzó funcionando con un alumbrado eléctrico mediante lámparas de haz sellado, inaugurando este tipo de alumbrado en el Archipiélago Balear. Representa al típico faro de los años setenta proyectado a raíz del Plan de Mejora del año 1967, con torre de hormigón y sin edificio con viviendas para los Técnicos de Señales Marítimas, puesto que comenzó ya con un funcionamiento automático. Desde su inauguración, el 1º de noviembre de 1978, su mantenimiento corrió a cargo de los técnicos residentes en el faro del Botafoc. La linterna es de la casa Racional S.A, de 2’25 m de diámetro. La considerable altura de su torre hizo aconsejable la instalación de un montacargas en su interior, para facilitar a los técnicos el transporte de material hasta la linterna del faro. Actualmente cuenta con dos motores electrónicos los cuales ya no necesitan cubeta de mercurio, como era el caso de los instalados con los equipos iniciales.