Faro de Oropesa

El cabo de Oropesa divide en casi dos porciones iguales la costa correspondiente a la provincia de Castellón, es saliente y forma en su frontón tres puntas, siendo la del medio la que más avanza en el mar y la escogida como emplazamiento para un faro de tercer orden.

Situado junto a la llamada Torre del Rey, a 1,8 km. de la población y dentro de una zona turística en plena expansión, se encendió por primera vez el 1 de abril de 1857, con la apariencia de destellos blancos de 3′ en 3′ y un alcance de 9 millas.

Para modernizar su apariencia, el 2 de junio de 1919 entró en servicio un aparato óptico de tercer orden reformado, al cual se le había puesto un juego de lentes verticales exteriores que giraban sobre basamento y flotador de mercurio, accionadas por una máquina de rotación de movimiento persistente y peso motor. Con él se le dio la apariencia de luz fija variada por tres destellos blancos cada 30″.

La electrificación llegó en 1924 cuando se le puso en foco una lámpara de filamento de 500 w. y un grupo de gasolina Áster de 2,5 H.P.

En 1955 se reforzaría el alcance, reemplazándola por otra de 1.000 w.

Durante la guerra estuvo apagado, desalojado del personal y saqueado.

Una nueva y más profunda modificación se inaugura el 12 de marzo de 1970. En esta fecha se renovaron aparatos y linterna, colocándole una nueva cilíndrica de 2,25 m de diámetro de la casa Racional, basamento giratorio de cojinetes en baño de aceite del mismo fabricante, motores de rotación eléctricos, óptica dióptrica de 250 mm de distancia focal marca Pintch Bamag, cambiador automático y dos grupos electrógenos diésel Ruston y Fita. Con ello pasaría a presentar una apariencia de grupo de 3 destellos cada 15″ y un alcance nominal de 21 millas.

Estructuralmente, el edificio es de forma semicircular de 14 mts. de diámetro, acabado en rectángulo en la fachada principal. En un principio tenía una sola planta distribuida en habitación, cocina y sala para cada uno de los dos torreros, cuarto del ingeniero, almacén y cuarto de limpiezas, con un vestíbulo de entrada y un pasillo que circundaba la torre y daba acceso a los huecos. El tejado de vertiente inclinada tenía cornisa de sillería que también adornaba las jambas y dinteles de puertas y ventanas. La torre es de forma cilíndrica y se eleva desde el centro del círculo, acabando en una cornisa de sillería que soportaba un primer balconcillo. Desde allí un torreón de 2 m de altura se remataba por la linterna decagonal de cristales planos que estaba rodeada de otro balconcillo para facilitar la limpieza de los cristales por el exterior.

enlaces.png
Copyright: Farosdisanti.com