Copyright: Farosdisanti.com
Foto nº 1
Foto nº 2
Show More

Fuerte da Insua

El forte da ínsua, es decir, el fuerte de la isla es una construcción que dispone únicamente de acceso por mar y se encuentra casi más cerca de Galicia que de Portugal. No voy a extenderme en informaciones y solo añadiré que se halla cerca de la localidad de Caminha y frente a la playa de Moledo.

Como apunta Manuel de Oliveira Martins en su blog, en el libro Formação dos Terrenos Interglaciários do Norte de Portugal e suas relações com os problemas da Época Glaciária, el autor demuestra como el Río Miño antiguamente desaguaba en dos brazos, uno al sur del monte Santa Tecla, y otro al norte, por la actual población de Salcidos. Lo que convertía en una isla al Monte de Santa Tecla.

Muy posiblemente Santa Tecla y la ínsula debieron de estar unidas en un pasado, con el paso de los siglos el brazo norte en la zona gallega en la citada población de Salcidos y La Guardia se cerró quedando como única ruta de salida el brazo sur. (foto 1 )

Con todo ese volumen de agua trabajando el brazo sur, se da la formación de esa isla desde épocas prehistóricas, la acumulación de arenas en la parte sur de la desembocadura, actual mata de Camarido la cual se estrecha y hace aumentar la presión en la zona norte, justo entre la ínsula y la falda del Monte de Santa Tecla.

Esa acumulación de arenas en la parte sur de la desembocadura hace que se tenga registrado, salvo alguna excepción, el cierre entre la playa de Moledo y la ínsula, convirtiéndose momentáneamente en península.

 

Así se registró en 1582, 1629, 1704, octubre de 1895, del 14 de septiembre al 4 de noviembre de 1947 y del 14 al 19 de octubre de 1966. (foto 2 - 1947 )

La isla ya era conocida por los romanos y posiblemente en la misma hubo un templo dedicado a Saturno, según las fuentes, cuestión no corroborada por testimonios arqueológicos.

Ya en época cristiana, en 1392, la comunidad franciscana de Frades Menores edificó un cenobio dirigido por el fraile Diogo Arias. En esa misma época D. João I ordenó la construcción de un fuerte, pero no queda ningún resto de aquella primera fortificación.