Copyright: Farosdisanti.com

Faro de la Isla de Tambo

1/3

La Isla de Tambo está situada en la parte interna de la ría de Pontevedra, entre las poblaciones de Combarro y Marín, dejando al Este la desembocadura del Río Lérez junto a los impresionantes bancos marisqueros de Placeres.    

El origen del nombre de la isla no está muy claro. Según Sarmiento viene de Thalavo (así aparece reflejado en un documento de donación de 1105 de la Isla del Conde Don Ramón).

En otra donación de 1116, esta vez a cargo de la mismísima Doña Urraca, aparece como Tanavo.

Hay quien opina que viene de Talamón, en honor al padre de Teucro, Telamón. Teucro era un héroe troyano, de la mitología griega, que según cuentan algunas leyendas fue el fundador de la ciudad de Pontevedra (en la fachada del ayuntamiento de Pontevedra hay una inscripción que dice “te fundó el valiente Teucro…”).

Otras opiniones relacionan el nombre de Tambo con tumba o túmulo, por su forma de piramidal, que recuerda a una edificación funeraria.

Tambo tiene un pasado muy rico en historias: fue habitada por ermitaños y monjes benedictinos, atacada por piratas, usada como cárcel, propiedad del político Montero Ríos, lugar de aislamiento para enfermos en cuarentena, y propiedad del ejército.

En la actualidad pertenece al Concello de Poio, aunque su acceso está administrado por la Escuela Naval Militar de Marín, consecuencia de su antiguo origen militar.

En la cara Sur de la isla hay una pequeña península, la península de Tenlo, que en marea alta queda aislada. En ella está ubicado el faro de la isla y también hay un pequeño embarcadero.

El faro tiene una torre de mampostería de 20 metros de altura, inaugurada en 1922. En 1955 se equipó el faro con una óptica dióptrica de 375 milímetros de diámetro, con doble quemador de acetileno de llama desnuda y un consumo de 60 litros por hora. En la década de 1980 se sustituyó ese sistema por otro eléctrico de baja tensión con un equipo luminoso de 12 vatios de corriente continua. El faro baliza la entrada por la boca sur de la Ría de Pontevedra, con una luz blanca de diez millas de alcance y una luz verde de 8 millas de alcance.