Ribadeo

1/3

El faro de Isla Pancha se encuentra en la isla que le da nombre, situada en la margen occidental de la ría de Ribadeo, flanqueándola por el noroeste.

Subastadas las obras el 31 de mayo de 1857 con un presupuesto de 47.513,86 reales, se inician los trabajos de un edificio de planta cuadrada y 127,68 m2 de superficie, en cuyo centro se levantaría una torre también cuadrada de 3,5 x 3,5 m y 6,75 m de altura rematada por una cornisa. En lo alto, un balconcillo de hierro forjado y un torreón octogonal, que soportaba la linterna hexagonal de cristales planos, elevaban el foco luminoso a 8,8 m sobre el suelo y 24 sobre el mar.

La isla está comunicada con Ribadeo por este puente y una carretera de unos 2 Km. que bordea la ría y entra en el corazón del pueblo. Su servicio está automatizado y agregado al del balizamiento general, mantenido por un técnico que reside en el edificio de la enfilación Galicia posterior.

Con la adopción del faro, en 1993, por la Autoridad Portuaria de Ferrol - San Ciprián, se instaló un sistema de alimentación de reserva compuesto por unas baterías que alimentan el alumbrado de emergencia cuando falla la red eléctrica y se suprimieron los grupos electrógenos. También fue monitorizado el faro en su totalidad para ser supervisado desde el Centro de Control situado en el puerto de Ferrol.

En el año 2002 se acomete una profunda rehabilitación del edificio del antiguo faro, se rehabilita el nuevo, se repara y acondiciona el puente de acceso y se dota de camino iluminado a la isla.

En el año 2006 se sustituye el equipo luminoso por uno nuevo con ópticas Fresnel, giratorio, cambiador de lámparas en "V" y se instalan nuevas baterías y cargador.

En el año 2008 se instala un nuevo sistema de supervisión remota para sustituir al obsoleto sistema anterior.

Illa Pancha no sólo es un lugar de interés para los pescadores o para los amantes del silencio y el paisaje, también lo es para los que gustan de admirar la geología. Los Faros se alzan sobre un emplazamiento en el que la huella de la actividad interna de la tierra es evidente. Pliegues, fallas, rocas trituradas junto a otras totalmente lijadas que asemejan muros empinados labrados por buenos canteros gallegos, configuran un tramo de costa que es exponente de la gama de formas que se encuentran en el recorrido por la costa y los faros, pero... ¡deténgase! y disfrute de la ría del Eo, Ribadeo y su entorno.