• disanti

Faro de la Plata

Actualizado: 29 jul

El Faro de la Plata, que a pesar de estar colgado de la bocana del puerto de Pasaia pertenece al término municipal de San Sebastián y no al de Pasaia, lleno de curiosidades históricas, de formaciones geológicas de gran importancia y sobre todo de paisajes abrumadores que funden acantilados vertiginosos con el azul infinito del mar.

Cerca de seis kilómetros de un divertido y bien marcado sendero por el monte Ulía, forma este territorio mítico del Camino de Santiago costero que durante siglos ha tenido un carácter altamente estratégico. En la misma cumbre se sitúa la Peña de las Brujas (Sorginarri), así llamada por los maleficios que lanzaban a los barcos. Cuentan que no había un solo marinero que al pasar no mirara de reojo a la Peña por si acaso lanzaban sus piedras las maléficas brujas, cosa que sí hacían desde Jaizkíbel según contaba un escritor del siglo XVII. Lo cierto es que el tramo Jaizkíbel – Ulía, el más bello de la costa vasca por la cantidad de tesoros que guarda, no estaba al parecer bien visto en aquellos años. Ellos se lo perdieron.

Para conjurar los peligros se levantaban faros y fuertes y así vemos como referencia el Faro de la Plata (1855) y el Fuerte del Almirante, que domina la parte más alta de Ulía, levantado en la última Guerra Carlista (1872 – 1876). Evidentemente eran otro tipo de peligros y no los brujeriles. De cualquier forma, fue en Ulía donde vivió Maritxu Guller “La bruja buena de Ulía “hasta su muerte en 1993 a la edad de 81 años.

Esta mujer nacida en Isaba, Navarra, estudió en París parapsicología y fue muy famosa en San Sebastián por sus dotes visionarias. Aunque no le gustó el calificativo terminaba por aceptarlo y representó la última manifestación del mundo de las brujas (sorginak) vascas que en Zugarramurdi tendría su escenario principal.

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo