• disanti

Faro de Cabo Prior

Actualizado: 20 ago

Si hay una curiosidad que caracteriza al faro de cabo Prior y su hermoso entorno natural, es la portabandera que se alza en los acantilados a sus pies.

Puedes descender hasta ese punto, bajando unas escaleras de piedra, lo que se recomienda hacer con sumo cuidado y en días apacibles, con poco viento y sin temporales. La vista a nuestro alrededor, con el océano frente a nosotros, y el faro a nuestras espaldas es espectacular. Esta portabandera es otro de los vestigios que se mantienen en pie de un pasado, no tan lejano, en el que esta zona de Cobas era por completo militar y a la que estaba prohibido acceder. De hecho, si sigues sus caminos y senderos podrás descubrir los túneles y baterías costeras.

Pero hay otra anécdota del faro de Prior que tal vez no hayas escuchado. Se cuenta que, en el año 1993, momento en el que la Autoridad Portuaria pasó a ser responsable del faro, se encontraron con que la habitación del último farero no había sido vaciada del todo. En ella había toda una colección de guitarras. Y es que aquel farero, mientras estudiaba Medicina en la universidad, también era guitarrista. Por si fuera poco, cuando terminó la carrera, se fue a trabajar a Scotland Yard como médico forense.